Impresiones del servicio ilimitado de Amazon Cloud Drive (Primera parte)

Página frontal de Amazon Cloud Drive

En días pasados Amazon lanzó nuevos planes para su servicio Cloud Drive, con precios realmente bajos: USD $11.95 anual pagan espacio ilimitado para fotos y 5GB adicionales para archivos, y USD $59.95 para espacio ilimitado con cualquier tipo de archivo. Son precios tremendamente bajos, entre los más bajos quizás que hay en la industria. Así que, siendo fotógrafo amateur, pensé que quizás no estaría de más tener un respaldo en la nube de mis fotos, adicional al que tengo en un almacenamiento extra Seagate Expansion de 2TB. Y más aún, Amazon Cloud Drive ofrece 3 meses de prueba, así que no hay nada que perder; para no hacer más largo el cuento, fui y contraté mi prueba para empezar a subir mis archivos.

El contrato

Como todos los contratos que hay en la tierra, iniciarlo es muy sencillo; sólo tienes que ir a la página de Cloud Drive y seleccionar el plan que quieres; entras con tu cuenta de Amazon y una vez finalizado el proceso, inicias el tiempo de prueba de tres meses, que debo decir me parece bastante bueno dado que muy seguramente querrás probar el servicio con muchos gigabytes de datos (quizás hasta terabytes). Desde tu página de inicio de Cloud Drive tienes acceso a tu panel administrativo y ahí mismo hay un enlace para terminar de usar Cloud Drive, lo que me parece excelente, pues algunos servicios ocultan esta característica en el lugar más recóndito del sitio.

La interfaz web

Interfaz web de Amazon Cloud Drive

El cliente web de Cloud Drive no es gran cosa; a decir verdad, es extremadamente simple; puedes navegar entre todos los archivos o bien exclusivamente en fotos y vídeos; puedes organizar tus cargas en carpetas, puedes subir archivos ya sea arrastrando y soltando o bien con el selector de siempre; puedes bajarlos ya sea por archivos individuales o bien seleccionando una carpeta, con lo que Cloud Drive te regresa un archivo ZIP con el contenido de dicha carpeta, que me parece un buen toque; adicionalmente hay las características de renombrar, mover, compartir y eliminar. Como dije antes, me parece un cliente web excesivamente simple; por ejemplo, la interfaz de DropBox es simple pero a la vez está muy bien implementada.

Mosaico en interfaz web de Amazon Cloud Drive

La otra parte del cliente web es que te permite navegar en tus fotos y vídeos en un mosaico que se organiza ya sea por fecha de subida o fecha en que se tomó la foto o el vídeo. El mosaico funciona bien para lo que es, pero por lo que experimenté funciona con scroll infinito, y no creo que sea adecuado para colecciones grandes…pero cuando menos funciona.

App de Cloud Drive para Android

La aplicación de Android fue una grata sorpresa; con muy pocas opciones, pero funcionó a la perfección en lo que fue mi primera prueba del servicio Cloud Drive; una vez instalada desde la tienda Google Play, sólo fue cuestión de aceptar que se carguen todas las fotos y vídeos del móvil y el proceso empezó durante la tarde, proceso que por cierto detuve en varias ocasiones; ya para la noche dejé conectado el móvil, y para las 3:00 am ya había terminado de sincronizar unos 4 GB y algo más de fotos y vídeos que tenía en el móvil. En la app se muestra una barra de progreso que indica cuanto falta por sincronizar, algo que pareciera un lujo dada la simpleza de las aplicaciones de Amazon para Cloud Drive.

No uso productos de Apple, así que tristemente no podré reportar como funcionan las contrapartes de iOS ni de OS X.

Leer másImpresiones del servicio ilimitado de Amazon Cloud Drive (Primera parte)

Este es el smartphone de Amazon (¡con seis cámaras!)

El sitio Boy Genius Report obtuvo lo que se dice es una versión temprana del tan mentado teléfono de la empresa Amazon o como lo llaman, el AmazonPhone; si lo ves feo tranquilo, no es el diseño final, pero para nada. Hasta ahora lo que se sabe en cuanto a especificaciones es que tiene una …

Leer másEste es el smartphone de Amazon (¡con seis cámaras!)

Mafiaboy: un hacker y su búsqueda de redención

Mafiaboy

Era el 7 de febrero del 2000: el ataque vía Internet tomó a los ingenieros de Yahoo por sorpresa: fue tan rápido y con tanta intensidad que Yahoo, en aquel entonces el segundo destino más popular de la web, estuvo fuera de línea por tres horas. Unos meses después, un jóven de 15 años de nombre Michael Calce veía “GoodFellas” cuando recibió una llamada de su padre: “están aquí,” le dijo. El sabía a que se refería. Ya había hablado con un abogado cuando le advirtió a su padre semanas después, que había tirado varios sitios de alto perfil (Amazon, Dell, CNN), y había sido cubierto en las noticias. Calce fue arrestado poco después. Hasta entonces sólo era conocido por su sobrenombre cibernético de Mafiaboy, y se declaró culpable de todos los cargos criminales que le fueron imputados. Cumplió su condena en un grupo que le permitía asistir a la escuela y tener un trabajo de tiempo parcial, y el resto del tiempo estaba encerrado en su cuarto. Obviamente no podía usar computadoras, y estab aislado de sus amigos y familia; casi cayó en depresión.

Todo esto, de acuerdo con declaraciones de Calce, lo cambió completamente: “empecé a pensar como podía ayudar a la sociedad.” La aventura de Calce en el hackeo inició cuando fue pateado fuera de línea por alguien con quien platicaba en los chats de AOL pidiendo software pirata: eso le pareció impresionante. Luego aprendió como hacer lo mismo a otros, y después la muerte de un amigo lo convirtió en un joven aislado y oscuro, los componentes apropiados para que se internara más y más en la computadora y olvidarse del mundo. A los 15 paso de los chats de AOL a los canales de IRC de EFNet, donde aprendió trucos bastante indeseables. Cuando botó a Yahoo, Calce estimó que había hackeado al 40 por ciento de las universidades de los Estados Unidos, con código que obtuvo en línea.

Leer másMafiaboy: un hacker y su búsqueda de redención

Herramientas para comprar inteligentemente en Amazon

Logo AmazonNo sé si ustedes usen Amazon para comprar, pero a mi en lo particular me gusta mucho como tienda virtual; sus precios no siempre son lo mejor, pero siempre obtienes una respuesta del servicio a clientes y siempre responden por cualquier problema con el pedido. Sin embargo, un problema de Amazon es estar pendiente de las ofertas que hay en los productos, o bien cual de los cientos (o miles) listados es el mejor. Aquí hay unas herramientas que te ayudarán con esto:

DealLocker

Empezamos con DealLocker, que es un sitio que localiza descuentos en Amazon. Todo lo que tienes que hacer es introducir una palabra clave y un descuento deseado (desde un 10% hasta un 99%) hacer una búsqueda, y voilá, ofertas instantáneas, las cuales te mostrará directamente en el sitio de Amazon; con esta herramienta podrás aprovechar incluso errores de precio de Amazon, que aunque no lo creas, se dan constantemente. Excelente herramienta, la cual puedes usar apuntando tu navegador hacia este link.

Leer másHerramientas para comprar inteligentemente en Amazon

El lector Kindle de Amazon: lección no aprendida

Kindle de AmazonUno de los temas actuales en la red es este lector de libros electrónicos creado nada más y nada menos que por Amazon, el gigante de las ventas por Internet, que inició vendiendo libros y hoy sólo le falta vender droga. Hasta ahora, el dispositivo ha tenido críticas encontradas, algunas a favor, y otras muy, pero muy desfavorables. El Kindle de Amazon, como se dijo antes, es un dispositivo que sirve para leer libros electrónicos, pero que también funciona como un servicio, algo similar a la “Web 2.0”, pero en hardware.

El dispositivo puede usa una red telefónica EVDO que Amazon llama WhisperNet, y el Kindle accesa a esta red cuando así determina que debe hacerlo. Kindle cuenta con una pantalla de tinta electrónica de seis pulgadas y una resolución de 600 x 800 píxeles, y reproduce una escala de grises de cuatro niveles. Este dispositivo usa la tecnología eInk, la cual refleja las letras como si fuese papel y no cuenta con retroiluminación, lo que facilita la lectura junto a la posibilidad de ampliar el tamaño del texto.

Leer másEl lector Kindle de Amazon: lección no aprendida