Recordando a Alan Turing a 100 años de su nacimiento

Por , actualizado en

Alan Turing

En este día se celebran 100 años del nacimiento de uno de las personas más influyentes y que más han contribuido a gran parte de lo que hoy conocemos como informática: Alan Turing. Sólo para darnos una idea, Alan Turing es considerado el padre de las ciencias computacionales y de la inteligencia artificial; fue matemático, criptoanalista y científico de la computación; era un científico claramente adelantado a su tiempo, pues ya en 1950 cuando la computación se encontraba en pañales, el ya pensaba en el dilema de si las computadoras pueden o no pensar. Otra de sus especialidades fue el criptoanálisis, y gracias a el se logró romper el código Enigma de los Nazis, lo cual fue fundamental para ganar la guerra, gracias al dispositivo electromecánico que se llamó Bombe; les recomiendo que lean todo lo que hizo en el campo del criptoanálisis, es simple y sencillamente fascinante; a el se le debe el inicio temprano de la inteligencia artificial, así como el Test de Turing, una prueba muy controversial hasta nuestros días que se usa para determinar si una máquina es inteligente o no; fue el creador de la Máquina de Turing, un dispositivo conceptual que podría ser considerado como la computadora más básica posible; no importa que computadora o dispositivo con cualesquiera capacidades de cómputo (por rudimentarias que sean) uses en la actualidad, de aquí salieron todos. El término ciencias computacionales le debe muchísimo a el, siendo el primero que formalizó el concepto de “algoritmo” y “computación“. Y ya de pilón, era corredor de largas distancias. Sobra decir que el sr. Turing era un genio y un personaje en toda la extensión de la palabra.

Desgraciadamente, tuvo un problema que marcó su vida: era homosexual, lo que en esos tiempos era considerado un delito. A Turing se le acusó de indecencia, y se le ofrecieron dos alternativas: o iba a la cárcel, o aceptaba el castramiento químico, el cual se realizaba a través de inyecciones de estrógenos; aceptó esta última alternativa, lo cual tuvo consecuencias físicas terribles para Turing, incluída la impotencia. Dos años después, Turing fue encontrado muerto, en lo que se presume fue un suicidio, pero estudios recientes sugieren que podría haber sido otra la causa.

En cualquiera de las dos situaciones, la vida de Alan Turing llegó a su fin a los 41 años de forma por demás cruel, lo cual no se explica uno de una nación aparentemente muy civilizada, gracias a la ignorancia que ha imperado en el mundo entero respecto a las preferencias sexuales de otros, cosa que no tiene nada que ver con las capacidades de una persona.

De vuelta a la actualidad, se está cordinando el Año de Alan Turing, todo un año de eventos alrededor del mundo para celebrar su vida y logros, y seguramente veremos tributos por todos lados; iremos viendo tributos por todos lados en estos días. Por lo pronto seguro ya vieron el excelente doodle de Google, que usa una Máquina de Turing que puedes usar para ir representando una a una las letras de “Google” en código Baudot, un código de 5 bits que precedió al EBCDIC y ASCII.

Aprovechemos pues este aniversario para recordar a Alan Turing y reflexionar sobre sus extraordinarias contribuciones a nuestras vidas.

Deja un comentario